Columna de Opinión

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
sjans

Columna de Opinión

Adiós a un Maestro Librepensador

Sebastián Jans

 

Un grupo de amigos, ex alumnos y familiares, concurrimos a rendir un último tributo en las exequias del profesor e historiador Alejandro Soto Cárdenas. Un maestro ejemplar y un libre pensador irrefutable. Su bagaje intelectual será siempre recordado por quienes tuvieron la oportunidad de compartir con él alguna conversación o algún debate.

Fue profesor de muchas generaciones del Liceo Manuel de Salas y de la Universidad Técnica del Estado. Estudió Historia y Geografía en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Luego continuaría sus estudios en el Bowdoin College en Maine y en la Universidad de Berkeley, para, posteriormente, obtener el grado de Doctor en Historia en la London University, en Inglaterrra. En este mismo país vivió el exilio, donde nunca dejó de ampliar sus conocimientos y trabajar en torno a sus inquietudes intelectuales.

Sus aportes investigativos están referenciados en bibliotecas del continente y varias de ellas se encuentran en Internet, dando testimonio de su profunda mirada histórica sobre aspectos fundamentales de la historia chilena, desde inicios de los años 1950 en adelante.  No mencionaré sus títulos ya que cualquier cibernauta puede encontrarlos con una simple búsqueda en Internet, a través de su nombre.

En algunas actividades de estudios filosóficos pude conocerlo cuando ya había regresado del exilio, y su firme carácter de educador, llenaba cualquier espacio de conversación con su amplio conocimiento y su interés por enseñar al que andaba descaminado.

Tenía una mirada profundamente crítica al Chile de hoy, y reivindicaba un tiempo en que la educación era parte de un proyecto de país fundado en el civismo y el sentido democrático. Su opinión sobre la educación que encontró al regresar a Chile, fue un factor determinante para que Alejandro Soto Cárdenas no sintiera una gran seducción para encontrar un espacio.

Refutaba con fuerza las concepciones confesionales que determinaban las actuaciones de la clase política, cuando había temas sensibles que solo podían ser resueltos a través de la ciencia y los conocimientos de allí emanados. Sus concepciones morales le hicieron repudiar con fuerza a aquellos que incurrieran en abusos de cualquier tipo, a partir de sus disponibilidades de poder. Su agudeza contra el militarismo era punzante.

Su última gran obra fue “La influencia británica en el salitre. Origen, naturaleza y decadencia”, que vino a publicar en Chile, luego de sus investigaciones en archivos londinenses, donde rastreó el rol cumplido por Hicks y North en aquella industria que provocó tantos muertos y una guerra entre tres países con un origen nacional común.

Desde su publicación, nadie que indague sobre la industria del salitre, la Guerra del Pacífico, o la incumbencia inglesa en ambos eventos, podrá prescindir de la obra de Alejandro Soto Cárdenas, si está haciendo un trabajo serio. Su nombre quedará íntimamente relacionado con ese estudio mayor bajo su firma y brillo intelectual.

Se ha ido un libre pensador de fuste y un intelectual de gran agudeza histórica. Su obra nos alumbrará en los aspectos que caracterizaron su trabajo y lo seguirá haciendo para muchos historiadores del futuro.

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.