Noruega separa Iglesia del Estado

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

          Noruega era uno de los pocos países desarrollados que todavía mantenían una religión estatal. Hace cuatro años fue sorteado el último obstáculo para separar a la Iglesia Luterana Protestante del Estado.

          La medida, que requería cambios en la constitución de Noruega, fue aprobada por el parlamento el 19 mayo de 2012, después de que los legisladores votaran a través de abrumador apoyo, con 161 votos a favor y sólo tres votos en contra. El cambio comenzó a implementarse a partir del 15 de junio de ese año de manera paulatina.

          «La religión evangélica luterana ya no será la religión oficial del estado», señaló en ese momento el Parlamento en un comunicado, precisando que la iglesia recibiría financiamiento público «a la par de otras sociedades religiosas y de creencias». En el comunicado se indicó  que «la Iglesia noruega seguirá teniendo una base especial en la constitución y el estado se construirá sobre» nuestra herencia cristiana y humanista».

          La Iglesia noruega, que apoyó el cambio, contaba con cerca del 85% de los 4.7 millones de habitantes de Noruega como miembros, al iniciarse el proceso. Sin embargo, hace un año había descendido a un 72%. Tradicionalmente, cada ciudadano de Noruega se convirtió en miembro de la Iglesia de Noruega en el bautismo. Los porcentajes indicados señalan a aquellos noruegos que son miembros registrados, pero sólo un 20 por ciento hacen de la religión una parte importante de sus vidas y sólo el dos por ciento asiste a la iglesia regularmente, según los datos de 2009 y 2010. Un estudio realizado en 2002 por Gustafsson y Pettersson, reveló que el 72 por ciento de los noruegos «no creen en un Dios personal»

          En la práctica, el cambio le dio a la Iglesia la autoridad para nombrar a sus propios obispos y decanos, sin tener que inclinarse ante la última palabra del gobierno sobre estos temas y los pastores dejarán de ser empleados públicos.

          El requisito que existía de que, por lo menos, la mitad de todos los ministros del gobierno y del parlamento fuesen miembros de la Iglesia también fue desechado, e incluso el ministro de asuntos de la iglesia ya no tendría que pertenecer a la iglesia. Sin embargo, la familia real todavía tendrá que pertenecer a la religión Evangélica Luterana, pero el rey no será la máxima autoridad de la iglesia, que tendrá su propio consejo autónomo.

          El proceso ha entrado a aplicarse íntegramente a partir de ayer domingo 01 de enero de 2017, y es considerado por la Iglesia Luterana noruega como el mayor cambio organizativo en sus 500 años de historia.

          Se suma Noruega así, a lo establecido de igual forma hace varios años por Suecia, dejando rezagado dentro de los países nórdicos a Dinamarca, donde sigue estando su sistema político ligado a una religión oficial.

          La Asociación Humanista Noruega, miembro de la Unión Internacional Humanista y Ética, fundadora de la Asociación Internacional de Libre Pensamiento, ha mantenido una activa observación del proceso y ha denunciado las insuficiencias de los cambios aprobados. La AHN cuenta con más de 85.000 miembros, siendo la tercera agrupación de conciencia del país.

          Dado que la iglesia seguirá recibiendo aportes del Estado, la AHN ha señalado su preocupación por la contabilidad propia de la Iglesia, y junto al Instituto Noruego de Contadores Públicos ha sido crítica de la propuesta del gobierno para ese asunto, ya que contribuirá a la falta de información al público, y cree que la Iglesia debe seguir las reglas habituales de contabilidad para las empresas de ese tamaño. 

          Las autoridades noruegas, dice la agencia Telam.com.ar (01/01/17), han asignado 1.900 millones de coronas (209 millones de euros) a la Iglesia Luterana para el año 2017, un 3,3% más que en 2016, al considerar que necesita más dinero para iniciar su nueva etapa como una institución independiente.

          Kristin Mile, Secretaria General de la Asociación Humanista Noruega (Human-Etisk Forbund), argumenta en lawandreligionuk.com (02/01/17), que la nueva ley no va lo suficientemente lejos y que la relación entre la Iglesia y el Estado no será clara: «Mientras la Constitución dice que la Iglesia de Noruega es la iglesia nacional de Noruega y que debe ser apoyado por el Estado, todavía tenemos una Iglesia Estatal».

          Terry Sanderson, presidente de la Sociedad Nacional Secular, dijo: «En una inspección más cercana, esto resulta muy lejos de la separación total que fue anunciada inicialmente en algunos periódicos, pero es un paso en la dirección correcta y esperamos que el proceso continuará (telam.con.ar).

Los cambios:

Artículo 2 original: «Todos los habitantes del Reino tendrán derecho al libre ejercicio de su religión. La religión evangélico-luterana seguirá siendo la religión oficial del Estado. Los habitantes que lo profesan están obligados a criar a sus hijos en el mismo credo».

Nuevo artículo 2: «Nuestros valores seguirán siendo nuestra herencia cristiana y humanista. Esta Constitución garantizará la democracia, un Estado basado en el imperio de la ley y los derechos humanos».

Artículo Original 4: «El Rey siempre profesará la religión evangélico-luterana y defenderá y protegerá a la misma».

Artículo 4 enmendado: «El Rey profesará en todo momento la religión evangélico-luterana».

Artículo 16 original: «El Rey ordena todos los servicios públicos de la iglesia y el culto público, todas las reuniones y asambleas que tratan asuntos religiosos, y asegura que los profesores públicos de religión sigan las normas que se les prescriben».

Nuevo Artículo 16: «Todos los habitantes del Reino tendrán derecho al libre ejercicio de su religión. La iglesia noruega, una iglesia evangélico-luterana, seguirá siendo la iglesia nacional noruega y, como tal, será apoyada por el Estado. Las disposiciones detalladas sobre su sistema serán establecidas por ley. Todas las comunidades religiosas y filosóficas deben ser apoyadas en igualdad de condiciones».

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.