Tesis arzobispal argentina

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En Argentina, se han registrado alrededor de 270 asesinatos de mujeres por violencia de género en el año 2016. El año anterior fueron 235 muertes por esa causa, y solo 7 imputados obtuvieron condena. En información recogida por el diario español El País (04/01/17), una mujer muere asesinada por un hombre cada 31 horas en Agentina, y el 65% de los casos es por obra de sus parejas, ex parejas o por familiares, vecinos o conocidos.

Esta violencia ha sido encarada por organizaciones feministas y de derechos humanos, donde las causas de la violencia de género están radicadas en un machismo cultural, de vieja raigambre, y por una violencia de género profundamente arraigada en hombres que basan sus relaciones afectivas en el sometimiento de la mujer. Estos aspectos son estimulados por la pobreza y por carencias graves en la  educación y formación ética y social.

Una encuesta nacional de violencia de género, dada a conocer por Clarin.com (25/11/16), dio cuenta de que las 60.000 mujeres que se sentaron a responder las casi 200 preguntas de “Argentina Cuenta la Violencia Machista” confirman lo que se refleja a diario no sólo en lo horroroso de los femicidios sino en la naturalización del maltrato y la discriminación cotidiana que experimentan absolutamente todas las mujeres, y que se profundiza según dónde vivan, de qué trabajan o cuánto dinero ganan. El 99% de las mujeres que respondieron la encuesta asegura que vivió al menos una situación de violencia con alguna de sus parejas. El 97% vivió situaciones de acoso en espacios públicos y privados”.

Como ocurre en gran parte de América Latina, los resabios de una sociedad machista, de contenidos arcaicos y visiones tradicionalistas, sigue latente, especialmente en los barrios donde las carencias son más profundas.

Sin embargo, el Arzobispo de La Plata, Héctor Aguer tiene ideas de otro tipo para justificar el asesinato de mujeres, en manos de hombres con vínculos estrechos con las víctimas, en la mayoría de los casos sus parejas o los que dejaron de serlo.

Según han afirmado diferentes medios, el arzobispo opinó en Radio Ciudad, que los femicidios tienen su explicación en la baja opción de las parejas por el matrimonio. Desde su punto de vista, el vínculo matrimonial sería la forma de poner fin a los asesinatos de mujeres, ya que ellas se dignifican  con el matrimonio, porque hombre y mujer están hechos para la perdurabilidad del vínculo.

En agosto pasado, recuerda el diario El País, Aguer arremetió contra la “cultura fornicaria y el petting” y “los récords de señoritas que cambian de novio”. Ahora ha lamentado que el matrimonio “no dura”, una situación que estaría generado en los hombres “una violencia que antes no había”.

“La racha de los nuevos femicidios tiene que ver con la desaparición del matrimonio. El matrimonio dignificaba a la mujer, la ponía en un lugar de igualdad con el hombre. Le daba una estabilidad a la familia y a la mujer un respaldo. El matrimonio no existe más hoy día, es un rejunte provisorio. Antes no había violencia en el grado en que la vemos  hoy en día. El matrimonio ya no dura, la libreta civil era un reaseguro contra la separación. No hay más marido y mujer, hay ex novia, ex pareja. La duración del vínculo es importante porque para eso están hechos el varón y la mujer desde una visión clásico-cristiana. La unión del varón y la mujer es unitivo y procreativo”, reproduce Elperfil.com (03/01/17).

Adicionalmente, el arzobispo se explayó sobre otros temas. Referente a los gays en la iglesia señaló: “A los muchachos que quieren entrar al seminario yo les pregunto si les gustan las chicas. Sí me dice que sí, les digo ¡ah, bueno menos mal! Yo no ordeno a un candidato que no me diga que le gustan las chicas”. 

“La mayor parte de los abusos sexuales a niños – dijo – se dan en el ámbito familiar, principalmente son los padrastros, las parejas de las mujeres, aunque a veces también son los propios padres. Todo eso tiene que ver con la disolución del vínculo familiar que estaba fundado en el matrimonio indisoluble” y especificó  “y cuando lo comete un cura es infinitamente peor”.

Desgraciadamente no se le preguntó si los delitos de pedofilia ocurridos recientemente, efectuados por sacerdotes, que han conmocionado a Mendoza, se deben a la ausencia de matrimonio en los religiosos implicados.

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.