Millennials

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Columna de Opinión

La generación Millennials

René Recabarren 

Según lo leído, el grupo etáreo llamado Generación Millennials, la cual está a nuestro lado, es nada más y nada menos que aquel formado por nuestros hijos jóvenes o nietos. Ellos al parecer no saben cómo era el mundo de antes, sin internet por ejemplo. Nacieron entre los años 80 y la década pasada.

La Consultora Gallup Inc. utiliza el período 1980 – 1996 como lapso de nacimiento de esta cohorte. Crecieron al compás de los adelantos tecnológicos que fueron cada vez más inmensos y más rápido.

Algunos la llaman Generación Milleniannials o Generación Y, posterior en consecuencia a la otra generación que fue denominada X y que tuvo otras características.

El término Generación Y  se utilizó por primera vez el año 1993 en una editorial de la revista americana “Advertising Age”, que describió a los adolescentes de aquella época. También se le conoce como Generación MTV.

Por supuesto que esta nueva generación no es culpable de haber nacido en estos últimos años, ni culpable de venir preparados cerebralmente y con dedos aptos para manipular con pericia las últimas generaciones de celulares, enviando diestramente y en forma vertiginosa wasaps en donde se encuentren. Los vemos diariamente caminar como idos, con la vista fija en sus aparatos, sin importarles nada ni nadie.

 

Por ello, los culpamos de falta de urbanidad, respeto, de tener malas costumbres, pero ellos nacieron así. La tecnología los hace actuar de esa manera, por lo que los más adultos debemos armarnos de tolerancia para aceptarlos como son. Claro está que debemos ponerles coto cuando están en la mesa con nosotros.

Esta generación espiritualmente es idealista y preparada culturalmente. Algunos investigadores destacan entre sus características la falta de madurez, el individualismo, la falta de confianza en sí mismo, pero, en compensación, tienen la capacidad de adaptarse a nuevas y novedosas condiciones. Algunos los critican por ser impacientes e incluso malcriados. La impaciencia les nace por la rapidez que poseen en la manipulación de los artefactos en uso.

Otra característica, no menor, es que los componentes de la Generación Milenio son menos religiosos que la generación anterior. Según estudios realizados, no poseen una postura sobre la existencia de Dios, aunque el 86% se considera “creyente” y solo un 58% afirma con certeza la existencia de Dios. Políticamente se consideran independientes, sin ser apáticos. Expresan  con facilidad sus opiniones por las redes sociales.

Su “individualismo” se centra en el SERy en las opciones personales. Pero, la característica más sobresaliente es que la mayoría es poco adicto al trabajo, ya que aspiran a mantener el equilibrio entre lo laboral y sus vidas personales. Sin embargo, su trabajo lo hacen bien, con el solo objetivo de tener más tiempo disponible para sus diversiones personales. Para ellos, el trabajo y el dinero no lo son todo.

En resumen, viven sus vidas con estilo personal y trabajan bien. En cuanto a su vestimenta, ella es informal (camisa abierta, jeans). Tampoco buscan profesiones tradicionales (medicina, ingeniería, abogacía), y les encanta solo el trabajo con nuevas tecnologías: gráficos, blogger, probadores de video juegos, etc.

De todo lo leído al respecto, concluimos que esta Generación Y está compuesta por individuos de inteligencia superior y que existe entre ellos una tendencia a saltarse algunos pasos, llegando a la edad adulta, pero permaneciendo más tiempo en su actual generación.

Por lo mismo, los jóvenes de hoy tienden a vivir más tiempo con sus padres, no apresurándose a casarse. Ellos antes de casarse “conviven en parejas”. No tienen apuro en abandonar el nido patriarcal, por lo que incluso llevan a vivir a su pareja con su familia-

A estos jóvenes, los medios de comunicación los denominan “nativos digitales”. El empleo, como ya lo dijimos, es parte de su vida cotidiana, y desde sus primeros años de vida, disponen al menos, de un dispositivo electrónico a su alcance. El apego a todo lo tecnológico ha dado origen a los estudiosos a denominar con una nueva palabra: FOBOque traducido del inglés significa “miedo a estar desconectado”, lo que los pone nerviosos, ansiosos  y preocupados.

 

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.