Las osamentas de Tuam en Irlanda

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Keith Porteous Wood, Director ejecutivo de la National Secular Society, de la AILP y su portavoz para el Reino Unido, ha elaborado un informe para esta última organización, bajo el título “Orfanatos religiosos de Irlanda. Las osamentas de numerosos bebés encontrados en Tuam, distrito de Galway. Después de las últimas revelaciones en cuanto al hallazgo de restos humanos en una institución religiosa que acogía madres irlandesas y sus bebés, Keith Porteus Wood se interroga: ¿como tales atrocidades pudieron ocurrir a una escala tan grande y qué se puede hacer hoy? 

A continuación entregamos su informe, en traducción libre, que conmueve a quienes han podido conocerlo por sus detalles y alcances.

Una comisión de investigación gubernamental acerca de dieciocho de estas instituciones, de las que muchas son gestionadas por la Iglesia católica en nombre del Estado irlandés, reveló que restos de bebés y de niños han sido encontrados en una antigua institución católica de Tuam, cerca de la costa oeste de Irlanda, en lo que parece ser un vasto depósito de aguas residuales.

Este orfanato ha acogido madres solteras entre 1925 y 1961, dado que a los niños nacidos de parejas no casadas se les negaba el bautismo y una sepultura sagrada por una enseñanza católica conservadora.

Cuando los niños  llegaban en este Home, los separaban de sus madres a menudo obligadas de «darlos» en adopción.

Estaban retenidos en condiciones espantosas. Una inspección llevada en 1944 por el gobierno irlandés en Tuam describía algunos de ellos como «frágiles, con vientres hinchados y esqueléticos» y la tasa de mortalidad superaba muy ampliamente la de otras instituciones de este tipo donde ya se alcanzaba la cifra aterradora de 17%.  Solo en un año, según los archivos nacionales, murieron 31,6% de los bebés de Tuam con menos de un año, «debilidad al nacer» y enfermedades respiratorias eran les principales causas listadas para 40% de los 796 fallecimientos registrados.

Es difícil imaginar el infierno al que las madres y los niños estaban regularmente sometidos en un país civilizado y en la historia reciente. Si los hechos son alegados y ampliamente admitidos, abismos de perversidad inhumana institucionalizada se han desarrollado en Tuam, que era casi un campo de la muerte encubierto de un remanso de piedad y de un refugio. Existe una fuerte sospecha que otros lugares idénticos puedan ser descubiertos de ahora en adelante.

A principios del año 2014, la historiadora Catherine Corless publicó un «catalogo» de 800 fallecimientos, convencida que los cuerpos se encontraban en las fosas sépticas bajo los cimientos. Mientras que el lugar de inhumación estaba registrado en tumbas especificas para un puñado de ellos, no ocurría para la inmensa mayoría.  Preguntas incomodas surgieron entonces, como ¿Por qué no se indicaba el lugar de inhumación para los demás?

La página web de la Catholic League admitió que cerca de 20 cadáveres habían sido encontrados en un depósito en las fundaciones del Home en los años 70 pero evidentemente no consideraban que 20 esqueletos constituían un osario. La Liga sigue fulminando hoy en día: «Osarios… Es una mentira. Ya es hora de acabar con este cuestionamiento incesante de la verdad y de la Iglesia católica antes de que no quede nadie que se crea lo que dicen los medios a propósito de los asuntos de la Iglesia».

Queda sin embargo una duda acerca del hecho que estos hallazgos, hechos por niños explorando la zona en los años 70, correspondan a la totalidad de la zona de inhumación; Corless descubrió un segundo sitio en continuación de este. Ningún otro sitio de sepultura, individual o colectiva, fue descubierto par los demás cuerpos.

Los descubrimientos de Corless fueron ampliamente publicados por el Daily mail, CNN y l’AFP. Más tarde, en 2014, una directora de documental francés de la cadena de televisión France 2 se acerco a las Monjas del Bon Secours quienes dirigían el Home – su sede esta en París. Su oficial de comunicación le dijo que «no encontraría ningún osario, ninguna prueba de que los niños habían sido enterrados de aquella manera» y un policía local le explico con escepticismo que « unas osamentas habían sido encontradas pero que se trataba de de un lugar donde las víctimas de la Gran Hambruna habían sido enterradas. ¿Entonces?” La oficial de comunicación defendió a las monjas afirmando que no había absolutamente «ninguna diferencia» entre lo que habían dicho y las declaraciones públicas hechas por las Monjas del Bon Secours.

¿Por qué se habría descubierto víctimas de la Gran Hambruna en fosas sépticas tapadas con hormigón? Esto nunca fue aclarado…

Incluso después de las últimas revelaciones, la oficial de comunicación se negó inicialmente a dar une entrevista a l’Irish Times, sin embargo se excusó luego diciendo que «nadie se esperaba a un número tan elevado como el que ha sido revelado. Claramente se trata de una gran inhumación».

Pero incluso en este momento no tiro la toalla, preguntándose si el número de niños y de recién nacidos muertos era «proporcionado respecto a la media ordinaria en esta época », lo que en otras circunstancias aparecería como el pináculo de la insensibilidad. … «Y otra cosa, ¿De qué han muerto? ¿De malnutrición, de descuido? ¿Qué mato a estos niños?» 

Olvidadas las reparaciones, todavía no hemos visto ni las Monjas del Bon Secours, ni sus consejeros en comunicación expresar el menor remordimiento o excusarse por esta letanía de crueldades. Bon Secours ignoro el año pasado  las gestiones de nuestra organización hermana francesa del Libre Pensamiento y de la misma manera, con motivo que los expedientes han sido transmitidos al Galway County Council, no han efectuado «ningún comentario acerca de las declaraciones hechas hoy» a parte de «confirmar nuestra cooperación continua y nuestro apoyo al trabajo de la Comisión en la búsqueda de la verdad a propósito de esta institución». Si se hubiesen negado a cooperar, hubiesen atizado la tormenta mediática.

La tragedia es todavía más grande dado a la perspectiva poco creíble de individuos debiendo rendir cuentas para estos hechos en un plan penal o civil; parece que ya no existe nadie implicado que pudiera traer pruebas.

Según un artículo publicado en el Irish Times en marzo 2017, titulado «Las monjas mintieron más de lo que hablan  a propósito del Convento de Tuam, audiencias », se establece: después de largas investigaciones relativas a indemnizaciones pagadas, los archivos fueron transmitidos…  «Espero que el Estado investigue sobre el hecho que recientemente las monjas sacaron compensaciones a cambio de informaciones a propósito de instituciones y si es así ¿Quien les concedió? ¿Porque? ¿En nombre de qué autoridad? ¿Hasta qué punto son vinculantes? ¿Y qué recursos judiciales podrían haber?»

Pero incluso eso no sería tan sencillo como lo parece; el articulo sigue con la declaración de un abogado afirmando que a la Child and Family Agency del gobierno irlandés no le importo los archivos. ¿El propio Bon Secours paga ahora una penalidad por su supuesta traición de los niños que le confiaban y para los que cobraba?

Parece que Brid Smith TD (diputada) hace todo su posible para que esto ocurra. Acusa a las monjas del Bon Secours de haber «tapado ampliamente» una «actividad criminal» que han negado durante años. 

 «Hoy en día Bon Secours funciona  y saca provechos lucrativos de dos hospitales privados… Es una organización muy rica». «El propio orden tendría que ser disuelto y sus activos transmitidos al estado», declaro en una conferencia de prensa; le gustaría que estos hospitales sirvan a los más vulnerables y no a los que pueden pagar.

La confirmación de estos restos horribles ha movido algo en la sociedad irlandesa, ahora mucho más laica. Ha concluido lo que ningún político se hubiese atrevido a concluir hasta hace poco : «Tenemos que decir a la Iglesia de manera definitiva que salga de nuestras vidas, que salga de la vida de nuestros niños, que salga de la vida de nuestras mujeres, que salga de nuestras camas, que salga de nuestras escuelas y que salga de nuestros hospitales». De la misma manera, los que apelan a la despenalización del aborto ahora señalan Tuam con el dedo para apoyar su causa.

Tuam es solo uno de los dieciocho establecimientos que fueron inspeccionados y Paul Redmond, presidente de la Coalition of Mother and Baby Home Survivors declaro que se esperaba a que la comisión evalúe a 7000 u 8000 el número de bebés muertos en les instituciones irlandesas entre los años 1920 y 1960. Puede haber 180 instituciones parecidas.

Al igual que las Monjas del Bon Secours, las Lavanderías de las Magdalenas eran una de las otras armas de la Iglesia católica contra las mujeres, consideradas como indeseables, no solo las madres solteras sino también las mujeres «nómadas» que se ocupaban bien de sus hijos. Estas instituciones eran campos de trabajos forzosos severamente criticados por Naciones Unidas en 2014 (ver párrafos 37 y 38). También se menciona aquí los osarios descubiertos en las Lavanderías de la Magdalenas y hace poco el Irish Times pidió el aplazamiento de la reapertura de dos de los emplazamientos de las Magdalenas  mientras no estén acabadas las búsqueda de restos de niños. Una asociación de sobrevivientes posee 1600 apellidos de niños supuestos haber fallecido en las lavanderías, mientras que muchos eran desconocidos, ya que se les retiraba su apellido a las jóvenes madres cuando entraban allí. En la más grande de todas, High Park, una sepultura conteniendo 155 cuerpos fue descubierta, únicamente porque las monjas tuvieron que vender el terreno a un promotor inmobiliario después de una mala inversión.

Ya no sabían cuantos cuerpos estaban allí y un tercio de ellos no eran identificables. 

Los niños no son responsables de su nacimiento fuera del casamiento. Sin embargo, el mensaje de la doctrina oficial de la Iglesia católica denegándoles el derecho a una sepultura decente en un país donde el catolicismo es omnipresente es que no se merecen de ser tratados como ser humanos. Y estos niños parecen haber sido tratados de una manera que hoy en día sería considerada como ilegal si se tratara de animales.

Las demás victimas de estas instituciones eran en mayoría mujeres solteras y embarazadas de padres casi todos impunes. Y esto en gran parte a causa de la proscripción de la contracepción por la Iglesia católica hasta 1980 y porque el aborto sigue prohibido. Solo las que pueden pagar un viaje al extranjero pueden beneficiar de un aborto legal y en toda seguridad.

El nivel de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Irlanda (casi exclusivamente debido a la Iglesia católica) es el más elevado en el mundo. Dado que se trata de una pequeña isla, en gran parte rural, parece inconcebible que la crueldad haciendo estragos en estas casas y el abuso sexual de niños a tan gran escala hayan podido ser cometidos durante tanto tiempo sin que nadie se entere.

Mientras que la amabilidad de los irlandeses es incontestable, podría que esté comprometida por la profundidad legendaria de su piedad, y los denunciantes potenciales no quisieron arriesgarse a sufrir las amenazas de las monjas por haber provocado un escándalo en el seno de la Iglesia.

¿Sería posible que la amplitud de esta piedad y de estas amenazas de represalias haya autorizado la Iglesia patriarcal, y en muchos aspectos misógina, a hacer absolutamente todo lo que quería, sobre todo cuando controlaba también el gobierno?

Esto es realmente la antítesis de la laicidad.

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.