Teólogo orilla posiciones de líderes socialistas españoles

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hace unos días, a propósito de los cuatro años de papado de Jorge Bergoglio, y cuando el laicismo del Estado español vuelve a ser foco de debate, el teólogo Juan José Tamayo, director de la cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones en la Universidad Carlos III, cargó duramente contra el alto clero español y el papel de la Iglesia en la democracia, en entrevista realizada por www.publico.es.

“La democracia española, después de la muerte de Franco, desde la Transición hasta nuestros días, es rehén de la Iglesia católica. O mejor, de la jerarquía católica. Desde la Transición lo que han hecho los diferentes partidos que han estado en el Gobierno ha sido dotar a la Iglesia de cada vez más privilegios esperando una rentabilidad en apoyo político.

 

No estamos en una democracia laica, sino en un Estado que dudo que sea siquiera no confesional, sino que tiene una confesionalidad que no disimula. Primero en los textos, ya que la Constitución reconoce el estatuto especial de la Iglesia católica, y segundo en la práctica política, ya que le concede todo tipo de privilegios: educativos, económicos, fiscales e incluso militares, ya que el Ejército español cuenta con un arzobispo con sacerdotes a su servicio, y que van ascendiendo en graduación al mismo nivel que el resto de los militares.

Estas prebendas no solamente no se han reducido con el paso del tiempo y con los partidos de izquierda en el gobierno, sino que se han incrementado todavía más. El ejemplo más claro es la casilla de la declaración de la renta, que le supone un ingreso de 250 millones que concedido por el Estado generosa y gratuitamente, sin que haya una justificación para esa aportación.

El trato que se da a la Iglesia católica en este tema es del mismo nivel que el trato que se le da a los asuntos sociales. Eso es una hipoteca gravísima y un ejemplo claro de que seguimos en un Estado confesional”.

Frente a ello, es necesario ver los planteamientos  en debate dentro un partido que viste de progresismo, dentro de la realidad española, y que en la década reciente muestra una ambigüedad que la realidad social ha llevado a definiciones crecientes. El laicismo y su expresión institucional concreta, la laicidad, cada día se hace más fuerte en la opinión ciudadana contra el llamado nacionalcristianismo. No puede escapar a ello el proceso de definiciones del socialismo español con vista a sus primarias, internas, acosado por Unidos Podemos que ha tenido una opinión más concreta.

Pedro Sánchez, precandidato a la secretaría general del PSOE, ha vuelto a ratificar su compromiso de derogar los acuerdos con la Santa Sede, que la Iglesia empiece a pagar los impuestos «que debe» o que Religión deje de ser una asignatura evaluable, pues según él el partido socialista debe ser «referencia» de la laicidad en España, señaló el medio periodistaDigital.com (19/03/17).Así lo ha asegurado durante un acto celebrado en un hotel de Granada ante alrededor de un millar de militantes y simpatizantes socialistas, enel segundo mitin que celebra en Andalucíaen una semana.

Patxi López, su contendor, en tanto ha puesto como prioridades de la agenda política  los avances en laicidad e igualdad de género.

La andaluza Susana Díaz (en la foto), ha tenido un historial más cercano a las posiciones de la tradición democrática post franquista, que reivindica una aconfesionalidad del estado, y ha tratado de evitar planteamientos en ese contexto, sobre el predicamento que la mayoría de los votantes son católicos. Sin embargo, soslaya la cuestión principal que la mayoría de los españoles son indiferentes a los dictados de los obispos, que siguen expresando la opinión más rezagada dentro de la sociedad española.

Lo pone de manifiesto el téologo Tamayo, por ejemplo, cuando dice: “Es ingente la cantidad de documentos que han publicado los obispos españoles en estos últimos 40 años contra el divorcio, contra el aborto, contra la píldora del día después, contra las relaciones prematrimoniales, contra la fecundación in vitro, contra la ordenación de las mujeres, contra el matrimonio de los sacerdotes, contra y contra y contra todo aquello que supone una apertura en la sexualidad, en las relaciones de pareja, en los modelos de familia, etc. Yo he recogido hasta 14 noes de los obispos. Sin embargo muy pocas veces, y de manera encubierta, han condenado la violencia de género. Condenan la teoría de género descalificándola como ideología, incluso algunos obispos consideran que esta ideología de género es la responsable de que las mujeres se rebelen y luego los hombres ejerzan la violencia contra ellas. Es escandaloso. Tantos documentos contra la ideología de género y ni una sola manifestación, ni una solo documento público contra la violencia de género que se lleva por delante mujeres. ¿No es eso una falta de piedad, de misericordia, de sensibilidad hacia la violencia contra las mujeres? ¿No está también legitimando, al menos indirectamente, esa violencia?”

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.