Análisis sobre Laicidad y Educación en México

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Con el objetivo de analizar la laicidad en la educación mexicana, científicos sociales se reunieron en El Colegio Nacional durante la Cuarta Semana Internacional de la Cultura Laica, informó el periódico La Jornada de Aguascalientes (lja.mx 27/03/17). En ese marco, la investigadora del Colegio Nacional, Mariana Guadalupe Molina Fuentes, (en la foto) señaló que la laicidad es un concepto que aparentemente cuenta con un consenso en la sociedad, sin embargo, cuando se pasa a los detalles, este acuerdo parece romperse.

“En el ámbito educativo no hay una especificidad en cuanto a lo que debería de enseñarse, cómo debería de enseñarse y sobre todo, qué actores están facultados o deberían de estar facultados para intervenir en este proceso… sorprende la coexistencia de la educación laica y la educación religiosa, como dos posturas epistemológicas o filosóficas que influyen directamente en la construcción del conocimiento de los jóvenes mexicanos.

Lo anterior resulta particularmente ilustrativo y contradictorio porque se trata de una sociedad mayoritariamente religiosa, que a pesar de ello, está regulada por un Estado laico desde 1857, y se trata de una sociedad que está inmersa en un proceso de secularización, a través del cual la religión deja de ser el centro de la organización social y pasa a ser únicamente una esfera social a la par de las otras.

“Sin embargo, este proceso no debe pensarse como algo homogéneo, de hecho, lo que se observa en la sociedad mexicana, es que hay algunos grupos sociales que operan bajo una lógica secular mientras que existen otros que oponen resistencia y apuestan por un proyecto social en el que la religión siga en el centro del orden social”.

“Debido a que el Estado mexicano es laico, la educación debería seguir el principio de laicidad, esto significa que la postura epistemológica que funciona como la base de la educación pública parta de criterios apegados al cientificismo, pero esto no ha significado que otras posturas epistemológicas, o posturas filosóficas como la religión, hayan desaparecido. Un buen ejemplo de ello son los modelos educativos religiosos en donde el centro de la educación sigue siendo la religión, y por ende, impacta en la construcción del conocimiento”.

“El conflicto viene entonces -sugirió la investigadora- desde el planteamiento constitucional en donde se otorga la libertad de creencia y de conciencia, esto ocasiona que muchos padres de familia argumenten que esta libertad les da derecho de elegir el tipo de modelo educativo bajo el que quieren que se formen sus hijos, y para ellos “si ese modelo educativo resulta estar basado en una postura epistemológica religiosa, ¿cuál es el problema?”.

“El Estado mexicano – aseveró la investigadora – debería de establecer una postura epistemológica laica que permee a toda la educación, independientemente de si ésta se ubica en el sector público y privado”

La exposición de Mariana Guadalupe Molina Fuentes puede verse en www.youtube.com/watch?v=RGwvSrSyOJc

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.