¿Lo personal es político?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Opiniones en la Web

 

¿Lo personal es político?

José Fernando Salcedo

Estudiante de la Universidad del Norte de Barranquilla

ElColombiano.cl (08/06/17)

 

La frase dicha por el representante a la Cámara por el Partido Liberal, Silvio Carrasquilla, en el debate sobre el proyecto de referendo sobre la adopción, propuesto por Vivian Morales, “la Biblia es primero que la Constitución”. Me hizo recordar la máxima feminista, “Lo personal es político”, que fue impulsora de la lucha por la igualdad, la búsqueda de los derechos y un Estado que fuera capaz de garantizar la plenitud de condiciones para alcanzar la felicidad. Estado Laico, más respeto a la diversidad ligado a un rechazo al fanatismo es la apuesta.

Definitivamente lo personal sí es político, porque reivindica las propias individualidales para la búsqueda de una sociedad donde quepamos quienes queramos caber. Es una apuesta por la construcción de un Estado, una sociedad y un modelo económico donde no sean necesarias las acciones afirmativas, porque sin importar en qué crees, en qué piensas, quién te gusta o cualquiera otra posibilidad no seas discriminado o maltratado.

 

Defender un Estado laico, aconfesional, es garantizar que todas las expresiones de fe y aquellos que no tienen ninguna creencia puedan vivir en un Estado que les garantice la posibilidad de vivir su individualidad en un marco de respeto. Esta apuesta por el Estado Laico, aconfesional, es tan importante porque además permite que no haya creencias hegemónicas, al menos oficiales, y por lo tanto el Estado nos proteja por igual, independientemente de nuestra orientación sexual, identidad de género, creencias políticas, entre otras más.

No podemos seguir esa lógica de promover el fanatismo, las ideas extremistas y el odio irracional simplemente por adherir a alguien a lo que consideramos como “Correcto” o “adecuado”. No sigamos promoviendo el odio para buscar votos, esa no es una apuesta válida en un país donde la violencia está naturalizada en nuestra historia, nuestro pensamiento y nuestras acciones diarias. Debemos entender que defender las particularidades de cada uno, especialmente de aquellos que son considerados “ciudadanos de segunda categoría”, es una apuesta por defender un Estado laico y una democracia constitucional, donde las mayorías no aplasten ni desconozcan los derechos de las minorías

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.