Gonzalo Herrera refuta a arzobispo Caro

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
obispocaro

obispocaroCon el título “La acosada laicidad de la república”, nuestro editor general, Gonzalo Herrera, ha publicado una opinión en que aborda la carta enviada al diario “El Mercurio”, por el arzobispo de Puerto Montt ,Cristián Caro (en la foto), donde expresó que «los parlamentarios creyentes deben escuchar el mandamiento de Dios ‘no matarás'», esto en relación a la tramitación en el Congreso del proyecto de ley de despenalización del aborto en tres causales.

“Luego, con la arrogancia de quienes no acostumbran a fundamentar sus asertos, – dice Gonzalo Herrera – concluyó que “no existe ninguna razón de salud pública que pudiera justificar dicho proyecto».

 

“El obispo Caro hace sus declaraciones mirando el mundo desde lo alto del sitial de algún silencioso salón diocesano, libre de la obligación de arbitrar una confrontación racional entre sus abstractos valores doctrinarios y el a veces amargo sentido cotidiano de la existencia humana. Sería difícil pedir entonces que mostrara un mínimo de sensibilidad hacia las mujeres, en la mayoría de los casos adolescentes y en ocasiones aún niñas, que se ven enfrentadas a la opción de interrumpir su embarazo, muchas veces en situaciones límites, estigmatizadas por una sociedad plagada de prejuicios que condena con argumentos seudocientíficos, moralina o preceptos religiosos”. “Nada que tome en consideración la soledad, el miedo, el sentimiento de culpa, las amenazas, la absoluta falta de condiciones de salubridad con que se practican los abortos clandestinos. Ni el absurdo que las primeras criminalizadas sean precisamente estas mujeres, con el riesgo de terminar en la cárcel”.

“Pero la indolencia mostrada por el obispo Caro no puede justificar la ignorancia que revela su declaración en cuanto a que la clandestinidad del aborto no es un problema de salud pública. Ni menos la extemporánea injerencia de la Iglesia cuando pretende imponer una visión exclusiva de moral en la confección de leyes, obligando a los parlamentarios que se declaran católicos a actuar de acuerdo a una visión religiosa en particular, en lugar de hacerlo conforme al interés de todos los chilenos, creyentes y no creyentes”.

El artículo completo de Gonzalo Herrera está disponible en el link https://goo.gl/7KEQ2N

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.