Las amenazas a la libertad de conciencia bajo Trump

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
pense

penseCuando la gente se queja de que el presidente Donald Trump y su administración están amenazando a la Primera Enmienda, generalmente se piensa en amenazas a la libertad de prensa. Sin embargo, lo más preocupante es que los conservadores de los niveles más altos, de todas las ramas del gobierno, están borrando las fronteras entre el Estado y la religión, ha señalado un artículo del medio Whowhatwhy.org (23/07/17). El vicepresidente Mike Pence, (en el meme de la imagen), posiblemente uno de los más grandes fanáticos religiosos de la historia de la presidencia, es un buen ejemplo. No hace ningún secreto de sus prioridades y lealtades.

 Cuando Pence se dirigió a la Cumbre Mundial en Defensa de los Cristianos Perseguidos en Washington a principios de este año, dijo con orgullo que es un cristiano primero, luego un conservador y luego un republicano. En el evento, el vicepresidente también afirmó que «ningún pueblo de fe enfrenta hoy mayor hostilidad u odio que los seguidores de Cristo».  

Pence no es el único en esa creencia. En una encuesta reciente, los cristianos evangélicos blancos eran el único grupo que cree que los cristianos son más discriminados que los musulmanes. Irónicamente, los cristianos evangélicos blancos son también el único grupo encuestado que favorece el derecho de los dueños de negocios a negar el servicio a gays y lesbianas por motivos religiosos.

En otras palabras, eran los únicos que sentían que la discriminación por motivos religiosos era aceptable y al mismo tiempo sentían que eran la principal víctima de tal discriminación.

Afortunadamente, los Fundadores de la Nación pusieron en marcha medidas para evitar que personas como Pence forzaran con sus creencias a otros. Además de hacer de la prohibición de una religión estatal la primera cosa mencionada en la Declaración de Derechos, también agregaron controles y equilibrios para asegurar que la Corte Suprema impidiera que tales leyes fueran promulgadas.

Con la ley que no sigue su camino, los cristianos evangélicos insisten cada vez más en el derecho a discriminar a otros sobre la base de su «libertad religiosa». Esto incluye a los gobiernos estatales que tratan de hacer las cosas difíciles para parejas del mismo sexo y propietarios negándose a servir a los homosexuales.

Además, ha habido casos de escuelas religiosas que despedían a mujeres embarazadas que no estaban casadas.

Varias instituciones de cuidado de la salud o de educación que participan en estas y otras prácticas reciben algún tipo de financiación gubernamental, lo que significa que los contribuyentes están subsidiando su discriminación.

Hasta ahora, las salvaguardias establecidas se mantienen en gran medida. La semana pasada, la Corte Suprema dictaminó que las autoridades de Arkansas deben listar los nombres de ambos padres en el acta de nacimiento del hijo de una pareja del mismo sexo.

Sin embargo, la opinión de revertir una decisión judicial de Arkansas sumariamente (lo que significa que los hechos del caso eran tan claros que no se necesitaban argumentos orales), no fue unánime y por lo tanto reveló un problema que los Fundadores de la Nación podrían no haber anticipado. ¿Y si la Corte Suprema también está llena de fanáticos religiosos?

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.