Brillantes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
sapere aude

sapere aude

Brillantes

Aunque la última encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) sobre religión informa de una pequeña alza de los no creyentes en nuestro país, sigue siendo incómodo y riesgoso ser ateo en el Chile actual.  Hay prejuicios inveterados contra las personas sin fe religiosa. Muchos creyentes manifiestan su declarada antipatía –y no pocas veces su ira y agresividad– contra quienes no profesan credo ninguno.

La misma denominación ‘ateo’ ha sido cuestionada: se asevera que lleva en su mismo concepto (‘sin Dios’) la creencia en un ser superior.  Por ello, no faltan propuestas para llamar a los no creyentes de otra manera . En los últimos tiempos, Richard Dawkins, Daniel Dennett y otros autores irreligiosos han promovido la adopción de un nuevo nombre para quienes se decantan por una visión naturalista del mundo (en oposición a la visión religiosa): el nombre ‘brigth’ (brillante).

Podría parecer una etiqueta algo pretensiosa. Sin embargo, los promotores insisten en que esta es una nueva acepción del término ‘brillante’ que no debiera confundirse con la usual u ordinaria.  Así como el término ‘gay’ (alegre) tiene ahora un nuevo significado adicional, diferente del antiguo, lo mismo ha de ocurrir con ‘bright’.

El matemático John Allen Paulos escribe al respecto: “Dejando de lado las objeciones al término elegido, sí creo que el intento de reconocer a este gran grupo de población es un avance más que bienvenido. Una razón es que hay muchos brillantes, y siempre es saludable reconocer los hechos.  Otra es que, como dijo Darwin acerca de la evolución, “hay grandeza en esta visión (naturalista) de la vida”. Pero otra razón es que estas personas, se les llame como se les llame, tienen intereses que alguna clase de organización podría promover” (Elogio de la irreligión, 2009, Tusquets).

¿Se desplegará en el imaginario colectivo la denominación ‘bright’? ¿Proliferará este vocablo como otras nociones que son echadas a rodar por escritores y medios de comunicación y que pronto ya están siendo adoptadas y usadas en muchos circuitos  –como posverdad, millenials, aporofobia, sororidad?

Se les llame librepensadores, no creyentes, escépticos, ateos, agnósticos, humanistas laicos, naturalistas, laicistas, irreligiosos, infieles, etc., los ‘brillantes’ han estado rondando por nuestras sociedades en gran número desde el periodo de la Ilustración. Aunque esta denominación particular no prenda o se desvanezca con el tiempo, lo que no desaparecerá es su determinación para pensar serenamente por sí mismo y no caer como borrego en los pozos mentales de la ignorancia y la superstición.

brillantes

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.