¿LOS PROFESORES NO TRABAJAN?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
worker, man, woman

Rubén Farías Ch.

Hace poco tiempo atrás, el Ministro de Economía, Lucas Palacios, Ing. Comercial de la PUC refiriéndose al Colegio de Profesores de Chile señaló que, en consideración a la opinión de sus dirigentes, “llama tanto la atención que busquen por todas formas no trabajar y es un caso único en el mundo y yo diría que un caso de estudio” [1], comentó en entrevista con T13 Radio. Esta absurda declaración la expuso en relación a la eventual posibilidad de iniciar las actividades docentes en el país a partir del 1° de marzo de 2021.

Al respecto, el Sr. Ministro, emitió una afirmación de esta naturaleza sin siquiera dar a conocer el estudio que demuestre la veracidad de dicho comentario. Es conveniente, por lo tanto, que informe públicamente la fuente que supuestamente respaldan tales aseveraciones.

Por su parte, el Senador Sr. Iván Moreira señaló para dicha ocasión, que “muchos de ellos (los profesores) han estado de vacaciones durante todo el año”. En este otro caso, también sería interesante que el Sr. Senador demostrara con los informes técnicos respectivos que tal afirmación es verdadera. En cuanto al Colegio de Profesores, el mismo Senador expresó: “…es un órgano político de izquierda, lo único que hace es atacar al Gobierno e impedir que niños vuelvan a clases. ¡Disculpas a la izquierda jamás!”, puntualizó[2].

La opinión política que el Sr. Senador tenga del Colegio de Profesores, es irrelevante. El problema no es en cuanto a la afiliación ideológica de sus integrantes, sino a la ofensa que él profirió a la dignidad de los Profesores. Un buen político es una persona respetuosa de toda posición ideológica ajena a la propia, íntegra, proba, prudente y, obviamente, no se expresa de esa manera, sea de la posición que sea. La libertad de expresión es un derecho humano cuyo valor es irrenunciable e inalienable pero no se ampare en este principio para imponer una supuesta superioridad que nadie la tiene cuando abusa de los privilegios que la propia sociedad le otorga en el cumplimiento de sus funciones.

Según lo que ya se ha conocido acerca de estas opiniones, ¿puede una sociedad lograr altos niveles de desarrollo si la condición fundamental para dicho objetivo es contar con un sistema de educación que se lo considere realmente como la opción estratégica de dicho desarrollo? Si esto fuera así, ¿es posible lograr esta aspiración con autoridades nacionales que como son los casos citados ofenden la dignidad de los profesionales de la educación de la forma como se ha hecho?

Cuando nada menos que un Ministro de Estado estima que los profesores “buscan por todas formas no trabajar” revela, simplemente, su propia ignorancia al no entender el significado de la actividad pedagógica. Pero tanto el Sr. Ministro como el Sr. Senador, saben muy bien de esto, porque nadie puede olvidar ni ellos tampocoque en un momento de sus vidas, hubo profesores que también contribuyeron en sus propias formaciones.


Como uno de ellos dice que los docentes buscan la forma de no trabajar, es interesante entonces recordarle —a modo de ejemplo— lo que hace este profesional: un pedagogo atendía profesionalmente antes de la pandemia, por lo menos y en promedio a 30 alumnos por clases[3], por 6 clases al día, atiende a 180 alumnos, por 5 días (lunes a viernes) resulta que atiende a 900 alumnos semanalmente y al mes considerando sólo 20 días y también de lunes a viernes a un total de 1.800 personas. A esto agréguesele la preparación de clases; revisión de trabajos; tiempos complementarios de actividades, elaboración y corrección de pruebas —parciales y exámenes—; atención personalizada, cuando los casos lo requieren; consejos generales y por áreas, etc.

Como lo anterior debe expresarse en el salario que corresponde de acuerdo a la responsabilidad asumida, esto se demuestra en los siguientes términos: “El valor de la hora cronológica docente: para el período Diciembre 2020 a Noviembre 2021 es el siguiente: a) $ 14.792 imponibles para los profesionales de la educación de enseñanza pre-básica, básica y especial y, b) $ 15.564 imponibles para los docentes de educación media humanístico-científica y técnico profesional[4] pero, ¿por qué estas diferencias dentro del mismo sector —incluso con post-grados de Mg. y doctorados de por medio— y, además, lo que también es inadmisible, con otras profesiones?. Lo que tampoco se aclara es si estos valores equivalen a las horas efectivamente impartidas pues, si así fuera, que es lo que en justicia correspondería, los totales serían bastante superior a los actuales.

Lo interesante de lo anterior no es generar una polémica de un problema ya conocido pero, si existen autoridades, como un Ministro de Estado y un Senador de la República, que han formulado sus críticas de la forma que lo hicieron, lo mínimo es saber si Uds. ¿atienden a similar número de personas todos los días y con el sueldo ya indicado?

El Sr. Ministro señala, además, que lo ocurrido constituye “un caso único en el mundo y yo diría que un caso de estudio”. Y tiene razón. Sin embargo, no por el argumento que él sostiene, sino debido a las condiciones de trabajo que el docente nacional cumple en comparación con otras profesiones y sus ingresos. En efecto, en 1999 se publicó una interesante investigación que demostraba la precariedad de salud del profesor y cómo, pese a todo, este profesional ejercía responsablemente con su deber. La investigación la efectuaron (…) académicos del Dpto. de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Concepción señalando, entre otras cosas, las siguientes conclusiones: “…los indicadores de salud física y mental reflejan niveles importantes de deterioro, los que se asocian a la exposición permanente a riesgos laborales (…) el problema de la salud del profesor no es solucionable a través de acciones individuales, sino, por el contrario, es necesario modificar las condiciones laborales del sistema para aplicar soluciones curativas exitosas (…) y prevenir  la aparición de síntomas o enfermedades en los profesores hasta ahora sanos”[5].


Este mismo estudio, entregó información estadística referida a distintas situaciones a las que normalmente el profesor se enfrenta. Del conjunto de las variables consideradas, se deduce que nadie, ni menos un profesional de la educación, debiera estar sometido a tal cantidad de anomalías laborales por cuanto éstas influyen directamente en sus niveles de rendimiento y producción intelectual y de relaciones. Es interesante que el Sr. Ministro se informe bien de lo que dice y cómo lo dice y para ello le adjunto la siguiente información bibliográfica que le permitirá entender mejor la realidad que tan burdamente ha criticado, además de muchas otras fuentes que le aportarán informaciones a partir de la visión de diferentes disciplinas que han investigado acerca de esta materia:

  • CIFUENTES DELGADO, Manuel. “Radiografía del profesor chileno”. Universidad de Concepción. (Rev. “Ercilla”. N ° 3.116 del 26.07.1999 p. 44-46.
  • ORREGO, Vanesa, Elige Educar (2018). ¿Son felices los profesores? Radiografía de la felicidad docente en Chile. Santiago de Chile[6].
  • Radiografía a los profesores de Chile[7].

En este último caso, se adjunta al final de este texto un cuadro (no actualizado) con el fin de demostrar la realidad de la Educación y del Profesor, etc.

Sr. Ministro, Sr. Senador:

Ninguna verdadera intencionalidad de cambio cultural cuyo propósito principal represente el desafío de superar el subdesarrollo y la pobreza, enriquecer la calidad de las relaciones ambientales y de la vida en general será en realidad posible y legítimamente válida, si en dicho propósito no se advierte a tiempo la importancia estratégica de la Educación como el principal compromiso de responsabilidad socialmente compartido que toda comunidad tiene para con su propio desarrollo.

En esta misión, el trabajo del Profesor es fundamental, y, hasta ahora, quizás, difícilmente reemplazable. Por ello, si no se considera objetivamente la importancia de su abnegada labor y se le mantiene como un profesional subvalorado en la actividad más relevante que la sociedad siempre ha tenido para la formación permanente de sus generaciones; si no se incorporan nuevos enfoques, métodos y técnicas psico-socio-pedagógicas y tecnológicas destinadas a optimizar tanto la calidad de su quehacer, como a valorar la diversidad relacional de sus funciones y, en consecuencia, a reconocer la variedad de compromisos que el Profesor debe asumir y si los restantes agentes sociales no internalizan a tiempo su compromiso de avizorar las circunstancias históricas de ser ellos también corresponsables de cautelar la calidad del proceso educativo, no comprendiendo lo que éticamente esto significa y persistiendo en mantener la desmedrada situación económica de no ser dignamente retribuidos de acuerdo a lo que en justicia les corresponde, tampoco se podrá entonces, avanzar en la senda de un verdadero progreso y de un desarrollo humanista, libertario y ambientalmente sustentable.


[1]https://www.elmostrador.cl/noticias/multimedia/2021/02/16/ministro-palacios-trata-de-explicar-sus-dichos-sobre-los profesores-tras-senalar-que-buscan-por-todas-formas-no-trabajar-es-un-caso-de-estudio/

[2]https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2021/02/15/moreira-contra-colegio-de-profesores-muchos-han-estado-de-vacaciones-todo-el-ano.shtml

[3]“El estudio que incluyó a los 34 países OCDE, más otras 5 naciones asociadas, ubican a China como el país con mayor cantidad de estudiantes por sala de clases, con un promedio de 52 estudiantes por sala y en segundo lugar, se ubica Chile, con un promedio de 30 alumnos por sala, pudiendo llegar a 45 personas”.

https://www.google.com/search?q=promedio+de+alumnos+por+sala+en+chile&oq=promedio+de+alumnnos+&aqs=chrome.1.69i57j0i13l6j0i22i30l3.10597j0j15&sourceid=chrome&ie=UTF-8

[4]     Dirección del Trabajo: https://www.dt.gob.cl/portal/1628/w3-article-61527.html#:~:text=El%20valor%20de%20la%20hora%20cronol%C3%B3gica%20docente%20para%20el%20per%C3%ADodo,human%C3%ADstico%2Dcient%C3%ADfica%20y%20t%C3%A9cnico%20profesional.

[5]     CIFUENTES DELGADO, Manuel. “Radiografía del profesor chileno”. Universidad de Concepción. (Rev. “Ercilla”. N ° 3.116 del 26.07.99 p. 44-46.

[6]     https://eligeeducar.cl/investigaciones-realizadas/son-felices-los-profesores-en-chile-radiografia-de-la-felicidad-docente-en-chile/

[7]     https://www.grupoeducar.cl/noticia/radiografia-a-los-profesores-de-chile/  y https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/educacion/dia-del-profesor-radiografia-a-los-docentes-en-chile/2015-10-15/222528.html

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.