El EE.UU. teocrático que representa Trump

 

Donald Trump parece que pondrá en su presidencia el nacionalismo cristiano en el centro de su agenda política. Esto es lo que diversos observadores están advirtiendo, a partir de lo que han sido muchas de sus decisiones. Trump ha descubierto cómo articular una forma de política de identidad blanca, nacionalista y cristiana que muchos en los sectores políticos dominantes habían desechado.

Durante su campaña se dirigió a las  personas que no asisten a la Iglesia, pero que sentían o pueden sentir que su identidad -incluyendo su cristianismo - está bajo amenaza.

Ello, a pesar de que no ha sido un hombre esencialmente religioso, y en muchos aspectos ha estado en una suerte de escepticismo de hecho, fue cambiando en el desarrollo de su postulación a la candidatura republicana.

Como Michelle Goldbergjan escribió en el New York Times la semana pasada: "El presidente Trump puede carecer de una ideología coherente, pero comparte con la derecha religiosa una especie de política de identidad cristiana, una sensación de que los símbolos del cristianismo, si no sus virtudes, merecen un afirmación cultural. Para esa analista, Trump “está montando una administración casi teocrática, y su gabinete está lleno de enemigos declarados de la separación entre la Iglesia y el Estado".

Analizando los aspectos que se están haciendo evidentes en la nueva administración, aún ya antes de que asumiera. Alastair Lichten, activista de la National Secular Society, hizo un análisis para la página web de esa organización, donde expresa. “La teocracia moderna, ya sea de la islamista, la cristiana o la nacionalista hindú, no es solo una creencia, sino también una forma de política de identidad. Los movimientos teocráticos realmente creen en las versiones de su religión, pero también están preocupados por la creación y la imposición de la identidad. La extrema derecha nativista, tanto en Gran Bretaña como en EE.UU. ha relacionado durante mucho tiempo su política de identidad racista con la política de identidad cristiana y sus ataques a las igualdades y  los derechos humanos a través del mito de la persecución cristiana.

Durante la campaña presidencial – dice Lichten - el planteamiento demócrata fue un ejemplo de la tradición secularista de Estados Unidos. Tanto Hillary Clinton como Tim Kane hicieron de su fe una cuestión personal, y sus llamamientos a los grupos religiosos estaban firmemente arraigados en la tradición secular de EE.UU., en alabanza al papel de la religión en la sociedad civil pero no en el gobierno. El laicismo es sobre acciones y no creencias. A una democracia secular no le importa si alguien piensa que su vecino se va a quemar en el infierno, pero se preocupa si planean quemar su casa.

Si Trump - dice Lichten - es un verdadero converso, o simplemente espera montar a esta bestia  es en gran medida irrelevante. Sin embargo, su secretaria de Educación está preparada para entregar el sueño de largo plazo de la derecha cristiana de fondos de cupones federales para escuelas religiosas y creacionistas.

En otro aspecto, Lichten señala que,  aunque la política de Trump no es técnicamente una "prohibición musulmana", es una señal de intención, la base de la arquitectura política necesaria para tal prohibición. La prohibición no es sólo atacar a los musulmanes y ciertamente no se trata de luchar contra el terrorismo, sino se trata de limitar la ciudadanía basada en la identidad. La política de identidad islámica y anti-musulmana busca hacer de los musulmanes un grupo definido principalmente por una identidad de fe, en conflicto con la sociedad "occidental", "americana" o "cristiana". Ambos necesitan este conflicto para definir su propia identidad, y cuanto más fuerte es esa identidad, más se puede utilizar para excluir a aquellos cuya identidad / ideología no es pura y tan significativa como para apoyar la política.