Opus Dei en Chile

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En entrevista para El Mostrador (11/12/16) la periodista María Olivia Monckeberg vuelve entregar sus opiniones sobre el Opus Dei, luego de la reedición de su libro “El Imperio del Opus Dei en Chile”, trece años después de su primera publicación, donde señala que se encuentra mucho más convencida de su poder e influencia, al tiempo que asegura que para ellos “es muy complejo vivir en una sociedad cada vez más abierta”.

“Yo estoy cada vez más convencida de que tienen poder en el sentido de que logran mover voluntades, y que a su vez pueden mover montañas, con poca gente, en términos de número, pero con mucha convicción, con mucha claridad en lo que creen.

Como les gusta decir a ellos, no solo colocan las primeras piedras, sino también las ultimas. Yo no creo en la afirmación de que no tengan poder material, lo tienen, y no sólo material, sino influencia, en diversos ámbitos. Mi mirada, trece años después, es mucho más convencida todavía… Todos esos proyectos han ido creciendo, uno no podría nombrar nada que se haya achicado, y la Iglesia Católica, en su conjunto, que ha visto más reducida la masa de católicos practicantes y observantes; eso no se ve en el Opus Dei: en lo que significan las relaciones de negocios, su gente, su influencia sus lazos empresariales”.

“La influencia de estos grupos sobre las élites es vasta – señala. – Colegios, universidades, seminarios empresariales, retiros y jornadas de oración, han actuado como eficaces instrumentos de expansión entre ejecutivos y hombres de negocios y sus familias, los que han encontrado en estos movimientos el lugar donde su éxito personal financiero, lejos de ser estigmatizado, es impulsado y celebrado”, cita de un libro de Arturo Fontaine, incluida en el capítulo “lazos empresariales” del libro.

Graficando los lazos del Opus Dei,  señala: “Hay cosas curiosas, algo que supongo pasa por acuerdos en las municipalidades. Esto de las calles. Me refiero a la forma que tienen de rendir homenaje a sus próceres. En Santiago hay una calle que se llama Av. San Josemaría Escrivá de Balaguer, que va desde la Plaza Bicentenario hasta el fin de Tabancura; pero lo extraño es que, cuando uno recorre en búsqueda de más antecedentes, hay algunas partes donde, si bien la calle no existe, se sigue llamando así en los planos, atravesando hasta Lo Barnechea, en una parte donde no está urbanizado y, después, te encuentras con tres calles del mismo nombre: un claro afán por hacer “homenaje al santo”. Esa calle recorre una especie de orden imaginario, desde la municipalidad de Vitacura hasta Lo Barnechea, donde hay más de algún concejal o alcalde que está o ha estado ligado al Opus Dei”.

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.