TVN y su misteriosa línea editorial

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

por Sebastián Jans

En una declaración pública, Televisión Nacional de Chile ha informado que la performance del vidente Carlinhos en el matinal “Buenos Días a Todos”, se aleja de su contenido editorial. En la declaración de TVN se indica que no comparten los juicios expresados por el vidente, los que fueron denunciados por televidentes al Consejo Nacional de Televisión, y en medio del repudio en los medios sociales.

Dudamos de la sinceridad de la declaración. La lógica que ha primado en los ejecutivos y el directorio de Televisión Nacional de Chile, ha sido en torno a su objetivo de “convocar audiencias”. Dentro de esa definición que tiene, sin duda, un objetivo comercial, con el fin de buscar y asegurar financiamiento, se ha perdido una perspectiva que apunte a construir una televisión pública que represente de mejor manera los grandes temas e intereses de la sociedad chilena.

Dado que su objetivo es competir en la “convocatoria de audiencias”, que luego se venderán a los avisadores, la lógica es competir en los mismos temas que tienen las demás emisoras empresariales de televisión, que tienen presencia en la televisión abierta.  Carlinhos ya había estado en otro canal con sus anuncios sobre el futuro.

Porque esa es la lógica de los canales comerciales: si alguien dice cosas que “convocan audiencias”, hay que tenerlo, aun cuando lo que diga esté lejos de toda racionalidad y compromiso civil. Así se “encienden las redes sociales” y se puede producir dinero con el avisaje. Son las reglas del mercado.

En ese contexto, se ha advertido una especie de influjo brasileño en TVN, aprovechando las creencias de las eventuales audiencias a convocar. Justificando la calidad y el precio de las teleseries de tipo religioso producidas por Rede Record, canal de propiedad de Edir Macedo, obispo y fundador de la Iglesia Universal, conocido neopentecostalista brasileño, que ha convertido – como en otros lugares ha ocurrido y que en Chile comienza a manifestarse – el culto religioso en un prominente negocio, sobre la base de las mas elementales creencias de las personas.

Su inserción en la política brasileña ha sido motivo de diferentes investigaciones, y basta buscar en Internet para conocer en que consisten sus negocios y las acusaciones de que ha sido objeto. También se conoce el impacto político del neoprotestantismo en la corrupción brasileña. Ello no interesa a quienes buscan conquistar audiencias en la televisión pública chilena.

La Presidenta de la República anunció en mayo pasado una inyección cuantiosa de recursos económicos en beneficio del canal estatal. Se hace necesario, por el bien de la democracia y por la necesidad de tener más responsabilidad en el rol de la televisión pública, que las autoridades políticas exijan del canal nacional una línea editorial efectivamente pública, ya que hasta ahora ese contenido editorial es un misterio, bajo el imperio de las agencias de publicidad y el afán de “convocar audiencias”.

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.