Invisibilidad del llanto

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Bilbeny

BilbenyPor Norbert Bilbeny

En los medios no aparece gente llorando. Aunque no faltan ocasiones para hacer visible el llanto: desastres, accidentes, guerras, atentados, crisis migratorias y ahora las víctimas de la Co­vid-19. En los hogares se llora mucho por ellas, a veces sin haber podido acompañarlas en su muerte. Pero es como si la pena y las lágrimas no existieran para los demás. La pérdida de puestos de trabajo y los desahucios, por impago de alquiler, hacen que hoy se llore en muchas familias.

 Nuestra sociedad invisibiliza la enfermedad y la pobreza, y hace lo mismo con el fracaso, especialmente entre los jóvenes, y la soledad, sobre todo en los mayores. El llanto asociado a estas situaciones se oculta, mientras que en la televisión se induce el lloro para tener más público y conseguir más anuncios. He aquí que algo que comunica tanto como el llanto espontáneo no tiene entrada en la prensa y la vida pública. Políticos y famosos suelen aparecer con una sonrisa que nadie se cree. La pena y el llanto son una excepción. Recordemos a Obama llorando la muerte de niños por ­armas de fuego, por los crímenes raciales o el día de su despedida como presidente. Llorar no solo es humano, y de seres humanos, sino que nos hace humanos. Nacemos llorando y morimos con un llanto interior y lágrimas de otros alrededor. Pero también lloramos de alegría, y lloramos para expresar nuestra desolación y esperar algún consuelo. Llorar es catártico, purga el dolor insoportable y facilita la cohesión social.

Ulises, Aquiles: los héroes no amagan su llanto. Aunque dicen que llorar no es de hombres. Pero no es verdad, como tampoco lo es que los occidentales y los japoneses lloran poco o casi nada. En un cine, a oscuras y en solitario, llorarán lo mismo una española y un nipón. Los hombres que no lloran en la ópera es que no van a la ópera. El llanto, en fin, no es del todo innato ni del todo aprendido. Es fisiología (estímulos nerviosos, contracción muscular, aceleración cardiaca y respiratoria, sudor, hormonas) y es personalidad. La frase de William James “Nos sentimos tristes porque lloramos”, no al revés, es verdad a medias, porque llorar es una emoción y en esta participa la calidad del individuo y la cultura. Nos desinhibimos de tantas cosas y en cambio nos inhibimos del llanto. Liberemos este exclusivo rasgo humano.

 Publicado en LA VANGUARDIA   22 de julio de 2020

Leave a Replay

Sobre Nosotros

Colabora con nuestra publicación. Somos una revista sin fines de lucro ni publicidad y queremos mantenernos libres durante toda nuestra existencia.

Librepensamiento 100%.

Social Media

Publicaciones Recientes

Recibe nuestro newsletter

Subscribete a nuestro boletín

No te enviaremos publicidad ni otra información que no sea la publicada por nosotros.